N´Golo Kanté, un ejemplo de superación

Hay jugadores de fútbol a los que no se puede odiar, uno de ellos es N´Golo Kanté. Aparte de la increíble humildad que transmite, la historia de superación de Kanté es algo que debe inspirar a los jóvenes. El futbolista francés no lo tuvo nada fácil desde sus inicios, lo cual explica que se mantenga humilde una vez que el éxito le ha llamado a la puerta. O mejor, él ha llamado a la puerta del éxito.

Los duros inicios de Kanté

Cuando N´Golo Kanté tenía tan solo 11 años, trabajaba en las afueras de Paris acarreando chatarra. Algo que se complicó aún más tras el fallecimiento de su padre. Esto le obligó a tener que esforzarse aún más en el trabajo, además de soportar la gran presión de tener que mantener a su familia, ya que vivían en una chabola. Demasiado duro para un niño de 11 años.

Pero Kanté no renunció nunca a su sueño de ser futbolista profesional.

La carrera futbolística de N´Golo Kanté

Kanté empezó jugando en el JS Suresnes, equipo de las afueras de París, aunque no conseguía destacar mucho entre sus compañeros. En 2010, sin embargo, gracias a la buena relación entre su club y el Boulogne inglés, Kanté pudo fichar por este equipo pasar 2 años en Inglaterra y adquirir buena experiencia futbolística.

El gran salto vino en 2013, Kanté se unió al Caen de la segunda división francesa, donde consiguió ascender a la Ligue 1. Una gran actuación la temporada siguiente, le permitió consagrarse como el jugador con más balones robados de Europa, lo que le permitiría fichar por el Leicester.

Con el Leicester ganó la Premier League en 2016 y se situó como uno de los mejores centrocampistas del mundo. Por si fuera poco, posteriormente se unió al Chelsea, lo que le permitió ser titular y ganar el Mundial con Francia en 2018 y la Champions League con los `blues` en 2021.

¿Cómo puede ser querido por todos?

El futbolista comenzó recogiendo chatarra y terminó levantando los mayores trofeos que un futbolista puede conseguir. Además, todo lo hizo sin perder la humildad que le caracteriza. Para que se hagan una idea, sigue conduciendo el mismo coche desde que comenzó, un viejo Mini Cooper.

Todo lo que ha sufrido para llegar a donde está, le ha permitido ser quien es. Es el ejemplo perfecto de que si trabajas muy duro por tu sueño, puedes hacer que pase. No importa de donde vengas, otros tendrán más ventaja al principio, pero lo importante es el resultado final.

Artículos relacionados

Deja un comentario